La importancia de llamarse Elías

Hoy estuve corrigiendo un artículo sobre educación física, al que pertenece este párrafo:

Aquí puede afirmarse, junto con Elías, que en la Antigüedad las reglas de los acontecimientos atléticos pesados (pancracio, lucha) admitían un grado de violencia física mayor (llegando a veces incluso a dañar severamente al adversario) que el aceptado por el deporte moderno y los juegos competitivos contemporáneos.

El problema del párrafo es el nombre Elías. En el cotexto, no aparecía ninguna otra mención, por lo que no tenía referencias para saber de quién se trataba. Más aún, ¿era un nombre, era un apellido? ¿Quién era el mentado Elías?

Como el texto hacía un recorrido histórico de la educación física y acababa de mencionar los Juegos Olímpicos, pensé que tal vez se refería a un filósofo o pensador griego. A muchos se los conoce por un nombre: Aristóteles, Platón, Empédocles. Sin embargo, no encontré nada.

Entonces busqué la cita y apareció la información que necesitaba. Ubiqué un texto que citaba lo mismo y que aclaraba debidamente el nombre del autor: Norbert Elías.

Finalmente, el párrafo no sufrió muchos cambios (solo agregué un nombre de pila), pero ganó en claridad.

Aquí puede afirmarse, junto con Norbert Elías, que en la Antigüedad las reglas de los acontecimientos atléticos pesados (pancracio, lucha) admitían un grado de violencia física mayor (llegando a veces incluso a dañar severamente al adversario) que el aceptado por el deporte moderno y los juegos competitivos contemporáneos.

2 comentarios:

Abigail Gelhorn dijo...

Hola! Vi que sos correctora y redactora, y pensaba ir por el mismo camino. Tendrías alguna recomendación sobre donde estudiar? Por ahora lo unico que encuentro es El Instituto Mallea

tomae dijo...

...a mí y en este caso, "me he despistado con el Elías" de la Biblia, y por lo que conozco de la Biblia no me suena ninguna prueba atlética tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento ...ni en los Salmos.

De todas formas tu apreciación en ese gran detalle, me hace pensar que tu oficio de corrección es también una especie de investigación, aclaración ... ¡Bravo por el ejemplo!

Publicar un comentario

2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue