Consultorio: ¿Carenciado o careciente?


Políticos, economistas, campañas solidarias e iglesias, la sociedad toda hace referencia a los más pobres, a sus necesidades básicas y a la exclusión social en la que se encuentran. Son los que carecen de todo. Pero, ¿son «carenciados» o «carecientes»?

Desde un punto de vista meramente gramatical, hay una respuesta que preferimos en esta consultora: carecientes.
  • «Careciente» significa ‘el o la que carece’ —así como «amante» significa ‘el o la que ama’ y «presidente», ‘el o la que preside’—, y sigue las reglas de construcción de palabras del español, aunque no figura en el Diccionario de la Real Academia Española.
  • El término «carenciado»,que tampoco figura en el Diccionario de la Real Academia Española, tiene forma de participio, pero derivaría del verbo «carenciar», que tampoco existe en español.
Sin embargo, una mirada más profunda y social del uso de nuestra lengua podría echar luz en el asunto de por qué tanta gente prefiere «carenciado» a «careciente». El participio «carenciado» lleva implícito el verbo «carenciar», que no existe, pero puede significar ‘provocar carencia en alguien’, y también, un sujeto, anónimo, que provoca esa carencia. Ahora, ¿quién es responsable de que tantas personas carezcan de medios? Para pensarlo...

Consultorio: ¿Por qué suena igual y se escribe distinto?

Los homófonos son palabras que se pronuncian igual, pero se escriben de modo diferente. Por ejemplo: bello (lindo) y vello (pelo); aya (niñera) y haya (un tipo de árbol). Este fenómeno no se advierte en la oralidad, pero en la escritura, sí. Por tanto, exige un máximo dominio de la ortografía.

Pero ¿por qué existen los homófonos?

La respuesta está en la etimología, esto es, el origen de las palabras y en su posterior evolución. Los homófonos tienen orígenes distintos, es decir, derivan de distintas voces o palabras. Por ejemplo, el adjetivo bello deriva del latín bellus, en tanto vello deriva del latín villus; el sustantivo aya deriva del latín avia 'abuela', tomado en el sentido de 'mujer de edad que cuida de los niños', mientras que haya deriva del latín fagĕa.

Homófonos: ¿Carcaza o carcasa?

Carcaza es un carcaj, una aljaba, un tipo de funda para portar flechas o un rifle. Por ejemplo: «El arquero llevaba la carcaza en la espalda».



Carcasa es un conjunto de piezas duras y resistentes. Por ejemplo: «Le quité la carcasa a mi teléfono celular».

Homófonos: ¿Errar o herrar?

Errar es "fallar, no acertar, equivocarse". Con esa acepción, es un verbo transitivo. Por ejemplo: El delantero erró el penal.



Errar también significa "vagar de una parte a otra", en cuyo caso es un verbo intransitivo. Por ejemplo: La pobre mujer erraba solitaria, como perdida.

Herrar es "ajustar y clavar una herradura al callo de un caballo o buey". Por ejemplo: En esa época, nosotros mismos herrábamos los caballos.


Consultorio: ¿Cuál es el plural de virus?


La palabra "virus", como otras que en singular terminan en -s o -x y son graves o esdrújulas (lunes, dosis, caries, síntesis, tórax), permanecen invariables en plural. Por ejemplo: el lunes, los lunes; la dosis, las dosis; la caries, las caries; la síntesis, las síntesis; el tórax, los tórax; el virus, los virus).

La ortografía y los isologos

Un isologo es una pieza clave para una empresa, corporación, organización o producto. Sus formas, colores y texto identifican, construyen identidad. Con poco, dice mucho.

El texto de un isologo suele ser breve, brevísimo, ya que el texto es simplemente el nombre de la empresa, corporación, organización o producto. No hay más texto que ese. Entonces, por ser tan pocas las palabras, es imperioso poner doble atención a su ortografía. No se puede pasar por alto ningún error porque la imagen institucional o del producto están en juego.

Uno de los errores más frecuentes en los isologos es no tildar las mayúsculas. El isologo de la Coalición Cívica ARI, partido político argentino, es un claro ejemplo. Falta el tilde en la palabra aguda terminada en ene "Coalición" y en la palabra esdrújula "Cívica".


Consultorio: ¿pais o país?

La fuerza de Ariel
La palabra "país", una de cuyas acepciones es 'nación, región, provincia o territorio', tiene dos sílabas: pa-ís. Como termina en ese y es aguda, debe llevar tilde y las mayúsculas no son impedimento para colocarla.

Por eso, en el anuncio del Frente para la Victoria, donde dice "LA FUERZA DE UN PAIS" debería decir "LA FUERZA DE UN PAÍS".

Se le escapó la tortuga

Increíble. A alguien en Tandil se le escapó la tortuga. Literalmente.

Fotografiado en Tandil, en abril de 2009

Consultorio: ¿sentado en la mesa o sentado a la mesa?

Estar "sentado en la mesa" es estar descansando sobre las nalgas sobre la tabla de una mesa, es decir, estar encima de ella. En general, esta manera de sentarse es considerada la más antihigiénica y también la menos protocolar.

Gato sentado en la mesa
Estar "sentado a la mesa" es estar descansando sobre las nalgas en una silla, banco o almohadón ubicado a un costado de una mesa, pero de frente a ella. En muchas sociedades, es la manera más aceptable y común de sentarse.

Gato sentado a la mesa. (Ilustración de Gustavo Aimar, artista argentino)

¿El Santo Padre tiene un hijo?

Fotografiado en el barrio de Belgrano el 22 de mayo de 2011.

Por suerte, algún fanático religioso o algún amante del español agregó en verde el tilde para evitar el escándalo.

Lo que hay que escuchar: Entrega 3

3.1
—Hoy llegó la nota de agradecimiento del embajador. Queremos quedar bien con el embajador, así que prepare una nota de agradecimiento.
—¿Qué hay que agradecer?
—Eh, nada. Solo queremos quedar bien; hay protocolo de por medio. Agradezcamos entonces su nota de agradecimiento.

(El secretario de un alto funcionario a la redactora, convencido de que lo protocolar siempre es contestar, sin importar lo que que haya que decir).

Homófonos: ¿Siervo, servo o ciervo?

Siervo es el esclavo de un señor o el nombre que una persona se da a sí misma respecto de otra para mostrarle obsequio y rendimiento. Por ejemplo: Soy un hombre religioso, soy siervo de Dios.



Servo es un acortamiento de servomecanismo (sistema electromecánico que se regula por sí mismo al detectar el error o la diferencia entre su propia actuación real y la deseada) o servomotor (sistema electromecánico que amplifica la potencia reguladora).




Por último, ciervo es un animal mamífero rumiante de pelo corto, con la panza más clara que el lomo. Los machos adultos tienen cornamenta. Tal vez el ciervo más famoso sea Bambi, gracias a la película de Walt Disney.

Consultorio: ¿acarar, encarar o encarecer?

Hace poco encontré en un texto el verbo "acarar" con el significado de 'hacer más caro algo'. Lo busqué en el diccionario, puesto que no conocía el verbo, y encontré que estaba mal usado. Así surgió este artículo sobre el siguiente grupo de verbos muy parecidos entre sí.

Acarar es 'poner cara a cara'. Es sinónimo de carear y encarar.

Encarar es 'hacer frente a un problema o dificultad'; dicho de una persona, es 'ponerse cara a cara, enfrente y cerca de otra' y, dicho de personas y animales, es 'colocarse frente a otro en actitud violenta, agresiva'. Por ejemplo: Luciano lo encaró a Osvaldo por haber ofendido a su mujer.

En cambio, encarecer es 'elevar el precio de algo, hacerlo caro' y 'ponderar, alabar mucho algo'. Por ejemplo: Cómo se encareció el azúcar este año.

Metáforas cotidianas: regadera de teléfono

Hace poco estuve haciendo una codificación de encuestas de mercado para uno de los clientes de la consultora. Era un estudio que habían realizado en México y, por ello, había algunas expresiones locales, típicas de la variante lingüística de ese país.

Así fue como encontré la expresión "regaderas de teléfono". Sabía que en México llamaban "regadera" a lo que en la Argentina, al menos en Buenos Aires, llamamos "ducha" o "flor de la ducha", es decir, ese accesorio de la bañera con forma redonda y orificios en la parte inferior que, empotrado en la pared y conectado a las tuberías de agua corriente de la casa a una altura de dos metros aproximadamente, permite que el agua caiga en forma de lluvia para que uno pueda bañarse.

Pero ¿qué tenía que ver un accesorio del baño con un teléfono? Investigué y descubrí esta metáfora cotidiana, que, debo decir, es de las que más me han gustado en un tiempo largo. Una regadera de teléfono es una regadera o ducha móvil, accesorio que en la Argentina llamamos "duchador". Tiene un caño metálico flexible y largo que permite dirigir el chorro de agua en la dirección deseada. Por su forma, es similar a un teléfono fijo, de los que usan cables. Compruébenlo ustedes, si no.

Regadera de teléfono
Teléfono

Consultorio: ¿Cómo es la aclaración de firma de un corrector literario?

Laura M. nos hace llegar esta consulta para esta sección. Quiere firmar al pie de una corrección de estilo propia, pero no está muy segura de cómo se estila en el medio.

En principio, el mayor inconveniente que tenemos los correctores es que, mientras otros profesionales pueden abreviar sus títulos (por ejemplo, los ingenieros pueden utilizar la abreviatura "Ing."; los licenciados, "Lic."; los contadores públicos, "CP"), los correctores tenemos que escribir el título completo ya que, al menos por ahora, no hay una abreviatura que se haya hecho popular y haya sido aceptada de manera unánime. Así se puede ver en las aclaraciones de firma "Correctora de textos Juana López" o "Corrector literario Alberto Díaz".

Esto puede producir algo de fastidio a la hora de encargar un sello, especialmente si se tiene un nombre largo, pero por el momento es la única alternativa. Habrá que consultar de tanto en tanto la lista de abreviaturas de la Real Academia Española hasta que sea incluida finalmente la correspondiente a "corrector literario" y resolver cuestiones de espacio mediante los procesadores de texto, que permiten ajustar el interletrado y el tamaño de la tipografía.

Por lo general, no se firman las correcciones de estilo como se podría hacer con un texto de autoría propia (con firma y aclaración). Sí puede aclararse al principio o al final del texto quién realizó la corrección, tal como lo hacen las editoriales en los créditos, un caso que, en mi opinión, puede darse solo si varias personas editan el mismo texto (esto es, el autor, uno o varios correctores y el editor o la editora).

Pueden leerse entonces aclaraciones como las que siguen, sin firma:
Corrección ortotipográfica: Marcela Espejo
Corrección de estilo: Facundo Reyes
Corrección de contenido: Verónica Andrea Ruscio
Por último, según la costumbre de la editorial o del cliente que encargó la corrección, puede incluirse una nota (esta vez sí firmada con aclaración de firma) para acompañar el trabajo realizado. De acuerdo con el caso y las especificaciones de la corrección acordadas previamente, la nota puede ser un informe sobre el texto en general o simplemente una nota de derivación.

Homófonos: ¿taza o tasa?

Hace poco me entregaron este volante en la calle y quedé algo impresionada por la cantidad de errores, comenzando por *tazacion, que al estar destacada es lo primero que se lee. El caso es grave porque la cantidad de errores causan aquí un efecto contrario al deseado.


Decía que es contraproducente porque las inmobiliarias se dedican a tasar, vender y alquilar, entre otras actividades, y se supone que al menos saben escribir correctamente las palabras relacionadas con su propia actividad. Además, como trabajan constantemente con domicilios, se supone que saben que la dirección de un lugar es muy importante.

De esta manera, que en el volante figure "tazacion" en lugar del correcto "tasación" y que el nombre de la calle donde está ubicada la inmobiliaria esté mal escrito (escribieron "Baunes" en lugar de "Bauness") parecen desautorizarla en el terreno en el que juega de local. ¿Cómo se puede confiar en una inmobiliaria que no sabe escribir el nombre de una calle? ¿Así redactará un contrato de alquiler? ¿Cómo confiar si no se fijan en los detalles?

Pero la crítica no sirve si no es constructiva. Por eso, el artículo sobre homófonos de hoy es sobre taza y tasa. Ojalá le sirva a esta inmobiliaria para corregir la escritura del volante y mejorar su posicionamiento en el barrio.

Una taza es un recipiente pequeño, por lo común con asa, empleado generalmente para tomar líquidos; es también el receptáculo del retrete.

Una rica y espumosa taza de malta


Una tasa es la determinación del valor o precio de algo, también es un impuesto o tributo exigido por determinados servicios.

Metáforas cotidianas: El canguro

El canguro es un mamífero marsupial muy típico de Australia. Tiene patas grandes preparadas para el salto y una cola larga y musculosa, que usa como apoyo. Es un animal rápido: pueden alcanzar una velocidad de 60 kilómetros por hora. La hembra tiene una bolsa en el vientre, dentro de la cual se encuentran las mamas, que tiene un papel central durante el nacimiento de la cría.

El bebé canguro nace sin estar formado del todo. Al nacer, se arrastra por el vientre de la madre hasta entrar en la bolsa, donde comienza a mamar. Allí completa su desarrollo.



La metáfora cotidiana intervino para que la palabra designara realidades similares, como una prenda de vestir, un arnés para cargar a un pequeño y un oficio. Me referiré en este espacio solamente a las primeras dos.

Entonces un canguro es también una prenda de abrigo corta para el torso, con capucha y un bolsillo grande al frente. La prenda se asemeja al animal por el bolsillo que tiene en la parte delantera, similar a la bolsa del canguro hembra (noten además que "bolsillo" es un derivado de "bolsa"). Esta acepción es la segunda que figura en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) para la palabra canguro.


Con "canguro" se designa también un tipo de arnés que sirve para cargar un bebé en la parte superior del cuerpo, tanto al frente como en la espalda. El pequeño queda en el arnés como en una bolsa, similar a la del animal y es cargado de manera similar también. Y así comprendemos el origen de esta tercera acepción que figura en el DRAE.



Como vemos, la capacidad de las personas de comparar realidades y de crear metáforas no se limita a lo meramente literario. Es uno de los mecanismos que utiliza la lengua para sumar acepciones a una palabra y designar diferentes objetos, situaciones, actividades, atravesados todos por una o varias características en común. Así creamos, casi siempre sin darnos cuenta, nuestras metáforas cotidianas.

Metáforas cotidianas: El chulengo

La metáfora es un recurso mediante el cual podemos referirnos indirectamente a un concepto, utillizando una expresión o palabra no literal que sugiere una comparación. Es la famosa "comparación sin el como". Por ejemplo, queremos decir "tus dientes" y decimos "perlas de tu boca" o para decir "labios rojos" decimos "labios de fresa" (o de frutilla, según el dialecto que hablemos).

Este recurso, conocido por ser empleado particularmente en poesía y en la literatura en general, no se limita solamente a ese ámbito. La metáfora es algo vivo en la lengua de todos los días y muchas veces utilizamos metáforas sin darnos cuenta. Por eso, inauguro esta sección, en la que iré tomando nota de esas metáforas cotidianas.

La entrada de hoy trata sobre la palabra chulengo, que, ya les adelanto, no figura en el Diccionario de la Real Academia Española.

La palabra chulengo designa a la cría del guanaco, un hermoso mamífero rumiante que vive en los Andes. Designa también a un tipo de parrilla con forma de tambor, con patas altas y una chimenea para la salida del humo.

La primera acepción en aparecer fue la de 'cría del guanaco'. La segunda (la acepción de 'parrilla') surgió a raíz de una metáfora: como la parrilla tiene un aspecto similar a la cría del guanaco, se le dio ese nombre. Un nombre atinado, ¿no?

Chulengo (cría del guanaco)
Chulengo (parrilla)

Detrás de los saludos cordiales

Si hicéramos un ránking de los saludos formales más usados en cartas y correos electrónicos, sin duda los "saludos atentos" y los "atentamente" estarían en primer lugar, y el segundo lugar se lo llevarían los "saludos cordiales" o los "cordialmente". En muchos ámbitos, se utilizan ambos saludos como sinónimos, pero no lo son.

En primer lugar, debemos tomar en cuenta que estos saludos tienen como marco un alto nivel de formalidad y que están íntimamente ligados a ella.

El adjetivo «atento» significa ‘cortés, urbano, comedido’ y se usa principalmente para dirigirnos a personas con quienes tenemos un trato muy formal, —superiores jerárquicos, personal de otra empresa y desconocidos, por ejemplo—. Generalmente acompañado por el tratamiento de usted, es un saludo que pone distancia con cortesía.

Por su parte, el adjetivo «cordial» deriva del latín cor,cordis («corazón») y significa ‘afectuoso, de corazón’. En síntesis, un saludo cordial sale del corazón. Por tanto, se usa para personas con quienes tenemos un trato más cercano, más afectuoso o con quienes lo queremos tener. Es un saludo que busca acortar la distancia que marca la formalidad.

Homófonos: ¿saltar o saltear?

En las recetas de cocina, ambos términos suelen utilizarse de manera indistinta, pero tienen en verdad significados diferentes.

Saltear significa 'sofreír un alimento en aceite hirviendo'. Por ejemplo: Clara salteó la cebolla en la sartén.

En cambio, saltar es un verbo con poco de culinario ya que significa 'salvar un obstáculo', 'arrojarse desde una altura'.

Consultorio: ¿licuo o licúo?, ¿evacuo o evacúo?, ¿adecuo o adecúo?

Profesores, libros de conjugación y otras fuentes de prestigio han afirmado por muchos años que los verbos "licuar", "evacuar" y "adecuar" se conjugan como el verbo "averiguar". Por tanto, han considerado erróneas las variantes con hiato en lugar de diptongo, como "licúo", "licúas", "licúa" y "licúan".

Sin embargo, esto ha cambiado. A partir de la publicación del Diccionario Panhispánico de Dudas (DRAE), la Real Academia Española aceptó esta variante de conjugación distanciada de la norma, pero firme y prolongada en el tiempo. Si bien el DRAE indica que el uso culto prefiere conjugar estos verbos como "averiguar", ahora acepta como válido conjugarlos como "actuar".

Se trata de un cambio importante y que hay que tener en mente cuando se consulta la conjugación en línea de un verbo en el DRAE, ya que han actualizado la conjugación para "licuar" y "adecuar", pero, al menos hasta hoy, todavía no para "evacuar".

Palabras hermanas: piece y pieza

Inauguro con esta entrada la sección Palabras hermanas, en la que incluiré algunas notas o curiosidades sobre palabras de diferentes idiomas que surgieron de la misma palabra.

La palabra española "pieza" y la inglesa "piece" derivan ambas del celta "pettia", que significa "pedazo". El primer uso documentado de "piece" data del siglo XIII; en tanto, la palabra "pieza" figura documentada por primera vez en 973.

Fuentes
COROMINAS, Joan, Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana, Madrid, Editorial Gredos, 1996.
Merriam-Webster Dictionary

Frases: escritura libre de ataduras

"Si os dan papel pautado,
escribid por el otro lado".
Juan Ramón Jiménez

Consultorio: ¿Cuál es el plural de sándwich?

Pedir chivitos, emparedados, carlitos y refuerzos es sencillo, pero cuando queremos ordenar más de un sándwich, empezamos a dudar. ¿Cuál es el plural de sándwich?

Es lógico: la palabra sándwich es la versión española de la voz inglesa sandwich, por lo que a los hispanohablantes nos cuesta trabajo pronunciarla.

Sin embargo, más allá de su origen, sándwich forma su plural según la norma como cualquiera otra palabra española. Así, el plural de sándwich es sándwiches.

Cartel con el menú del día en la vereda de una sucursal del Café Martínez

Consultorio: ¿sismo o seísmo?

Tanto sismo como seísmo figuran en el Diccionario de la Real Academia Española con idéntico significado: 'terremoto'. Derivan del griego seismós ('temblor de tierra').

Aunque sismo se utiliza más frecuentemente, las dos palabras son correctas.

El extraño caso del tampón

La palabra "tampón", además de designar un elemento de la higiene femenina, da nombre en español a la almohadilla en la que se entintan los sellos. Ambas definiciones están contempladas por el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) en la entrada "tampón".

Lo curioso es que hay un tercer significado no contemplado por el DRAE: muchas personas utilizan la palabra "tampón" como sinónimo de "sello". A modo de ejemplo, presento esta página. Pero entonces, ¿el tampón es el sello o la almohadilla para el sello?
Un tampón en el juego CityVille en Facebook.


El DRAE indica que la palabra deriva del francés tampon, que tiene entre sus diferentes acepciones la que sigue:
"Petite plaque de métal ou de caoutchouc, gravée en relief, que l'on imprègne d'encre pour imprimer le timbre d'une administration, d'une société; timbre ainsi imprimé (cachet)." (Fuente: http://fr.thefreedictionary.com/tampon)
Traducción propia: "Pequeña placa de metal o de caucho, gravada en relieve, que se impregna de tinta para imprimir el timbre de una administración, de una sociedad; timbre así impreso (sello)".
Esta acepción, lo mismo que "cachet", presentada como sinónimo por The Free Dictionary, equivalen en español a "sello". En pocas palabras, en francés, "tampon" es sello, no almohadilla, que en francés es "tampon encreur" (que es 'almohadilla para sello' y cuya traducción literal es "entintador de sello").

Sin embargo, la palabra pasó al español con la acepción de 'almohadilla', al menos para los diccionarios más importantes.

Por el momento, mi hipótesis es que la expresión "tampon encreur" tuvo un papel central para introducir el término "tampón" en español. Los hispanohablantes reconocemos que el orden natural es sustantivo-adjetivo o sustantivo-modificador. Por eso, cuando leemos expresiones en otros idiomas, aplicamos la sintaxis de la lengua materna y tendemos a pensar que la primera palabra es el sustantivo y la segunda, el adjetivo, coincida esto con la lengua extranjera o no. (Para otro ejemplo de aplicación de la sintaxis materna a una expresión importada, ver Consultorio: interruptores DIP.) En consecuencia, para cualquier hablante del español sin conocimientos de francés, si "tampon encreur" es 'almohadilla para sello', la palabra "tampon" significa 'almohadilla'.

Ésa es una posible causa de por qué en el DRAE figura "tampón" con la acepción de 'almohadilla' y de por qué algunos hablantes, por tradición, conocimiento del francés u otros motivos, siguen adjudicando a la palabra española una acepción que tenía la palabra francesa que le dio origen.

Interesante, ¿no?

El día mundial del deletreo

Gracias a The Spelling Blog, me enteré de que hoy es el día mundial del deletreo en inglés. A quienes les guste el idioma y quieran jugar un poco, les recomiendo que se inscriban en la página.

http://www.worldspellingday.com/

Homófonos: ¿sensor o censor?

Los homófonos siempre dan trabajo, esté uno haciendo los primeros pinitos en la escritura o sea un experimentado redactor. Hoy traigo estos dos homófonos (sensor y censor) a raíz de una consulta que recibí hoy.

Un sensor es un dispositivo que detecta una acción externa y la transmite. Por ejemplo, un sensor de movimiento o de temperatura.

Un censor es una persona que censura, es decir, que reprueba algo o que afirma que ese algo es malo.

Consultorio: ¿Interfaz, interface o interfase?

Esta palabra, que suele presentar dudas, tiene origen en el vocablo inglés interface, que significa 'superficie de contacto'. En español, la forma correcta del singular es "intefaz" y su plural, "interfaces".

Consultorio: ¿El o la CUIT?

CUIT es la sigla de "clave única de identificación tributaria". La clave en cuestión es un número único que identifica en la Argentina a cada contribuyente ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Por lo general, se le antepone el artículo "el", pero el correcto es "la", dado que el sustantivo al que modifica es femenino ("clave").

El error se origina muy probablemente en que los hablantes asocian más la CUIT a un número que a una clave, razón por la que sería natural, aunque erróneo, utilizar el artículo masculino.

Lo que hay que escuchar: Entrega 2

2.1
—¿Por qué reelegiría a Cristina Fernández de Kirchner?
—Ayuda mucho a los desaparecidos.
(Participante de una encuesta sobre tendencias políticas al encuestador, bastante seguro de que la señora presidenta ya encontró a los desaparecidos y de que, donde sea que estén, les está dando ayuda directa).

Los talles en español, por favor

Hace poco, visité un local de Cardón y me dio mucho gusto descubrir este detalle: los talles de esta marca de ropa están expresados en español (por ejemplo, chico y grande en lugar de small y large).

Marche un 10 felicitado para Cardón.

Ortografía: La importancia de lo pequeño. La virgulilla o tilde de la eñe


Fotografiado en Miramar, en enero de 2010.


El "palito" de la eñe es un pequeño indicador que ayuda a los lectores para saber cuándo pronunciar ene y cuándo eñe. Ese palito se llama virgulilla o tilde. A pesar de su tamaño, la virgulilla es sumamente importante a la hora de diferenciar significados. No es lo mismo "cuña" que "cuna", ni "peña" que "pena".

De olvidar colocar la virgulilla, podemos pasar hasta por groseros, como en el gracioso ejemplo del local de comidas de la foto.
2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue