De suscriptores y suscriptos

Suscribir, como verbo transitivo, es 'firmar al pie o al final de un escrito' o, en su forma pronominal, es 'abonarse para recibir una publicación periódica o algunos libros que se hayan de publicar en serie o por fascículos'.

Por error, en textos administrativos y jurídicos, se utiliza suscripto como sinónimo de 'el que suscribe', es decir, 'el que firma al pie el documento'. Sin embargo, la forma correcta para denominar 'la persona que firma una resolución, disposición, decreto, carta o nota' es suscriptor o el que suscribe.

Suscripto —más utilizado en la Argentina y en Uruguay— o suscrito son participios del verbo suscribir que significan 'que ha sido firmado al pie o al final'. Por ejemplo, podemos utilizar este participio en verbos compuestos: una resolución ha sido suscripta, ha sido suscripto un convenio de intercambio comercial; o como adjetivo: el acuerdo suscripto por el ministro de Educación fue publicado en el periódico, el artículo suscripto por el famoso periodista, en realidad, no fue escrito por él.

Así, sólo pueden ser suscriptos los documentos, no las personas. Se firma al pie de un documento, no de una persona. Por eso, es incorrecto utilizar “el suscripto” para referirse a la autoridad que firma.

Un acierto del Banco Central

Hoy me enteré de que están circulando monedas de dos pesos; son nuevas, de este año. Y también están en la calle las monedas del Bicentenario, muy bonitas, debo decir.

Lo más interesante es que, después de muchos pero muchos años de errores ortográficos, el Banco Central ha decidido acuñar las nuevas monedas con tildes en las mayúsculas. Un acierto que hay que festejar. Supongo que por fin hemos dado por tierra el mito de que las mayúsculas no llevan tilde o acento ortográfico.

En la foto que sigue, que muestra el reverso de la nueva moneda de dos pesos, se puede apreciar el tilde.

2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue