Gracias

Gracias, Mei, Carla y familia, por difundir mi artículo "Madres biológicas, madres adoptivas y mamás mamás: un caso espinoso de duplicación del sustantivo" en su blog sobre adopción.

Ante todo, el orden


El español, a diferencia de otros idiomas, se escribe y se lee de izquierda a derecha y de arriba abajo. Queramos o no, es así; así concebimos la lectura y así leemos. Por eso, en la escritura, el orden de los factores sí altera el producto.

La foto de hoy sirve para ejemplificar cuán importante es respetar en la gráfica ese orden natural de lectura del español para lograr una buena comprensión del texto. Si intentamos transgredir ese orden, el lector no entiende o se confunde. Así le hacemos perder tiempo y, si de negocios se trata, con un cartel o un texto mal dispuesto, una empresa o un local puede perder prestigio e imagen.

En el centro de la fotografía, hay un local de una persona que se dedica a la costura y a los bordados, seguramente un sastre o una modista. La vidriera del local intenta decir "Todo en costura, bordados", pero por la disposición de las palabras, se lee una frase incoherente: "Todo costura en bordados".

Respetamos tan a rajatabla la dirección de lectura en español que, en este caso, le damos prioridad al orden y no al tamaño de la tipografía ("Todo en" está en una tipografía más pequeña).

Alguien con pocas pulgas puede decirme entonces: "Igual se entiende". ¿Pero se entiende por completo? Y una pregunta más: ¿No es un riesgo muy grande dejar abierta la posibilidad de que el mensaje que se quiere transmitir sea confuso o mal interpretado?

Madres biológicas, madres adoptivas y mamás mámás: un caso espinoso de duplicación del sustantivo

Un tema delicado si los hay, pero que no es ajeno a la lengua y que no deja de ser interesante.

En una conversación, Victoria, una adolescente que conozco, quería contar una anécdota acerca de la madre adoptiva de una de sus amigas, pero quería dejar bien claro que el lazo familiar entre esta madre y su hija no era biológico, entonces resolvió el problema de esta manera:

-No es la mamá mamá.
-¿Querés decir que es la madre adoptiva?
-Sí, no es la mamá verdadera, es la mamá... del cariño.

En español, existe este interesante uso de la duplicación de un sustantivo para significar que algo es verdadero, de calidad o cabal. No es tan frecuente hoy como otros recursos (tal vez se utilice más el prefijo "re", como por ejemplo en "es un re auto"), pero es un uso lícito.

El significado profundo de "no es la mamá mamá" es que, para la hablante, la madre adoptiva no es una madre en el sentido completo de la palabra. Y lo confirma más adelante, cuando aclara que no es la madre "verdadera".

Lo sé, miles de madres, padres e hijos adoptivos podrían contradecirla y convencerla de lo contrario. Analicemos, de todas maneras, qué cuestiones semánticas hay detrás de esta duplicación de sustantivos y del uso del adjetivo "verdadera".

La manera de nombrar la realidad es una manera de construirla y recortarla. Así, los diferentes idiomas del mundo ven la misma realidad pero la recortan de manera diferente. Lo mismo ocurre con los recortes que hace cada persona.

En este caso, esta adolescente entiende que la palabra "madre" está relacionada exclusivamente con el parto, por lo que una madre adoptiva puede ser madre por criar a un niño, pero no por tener hijos propios, es decir, le falta algo. Cuando la adolescente elige con dificultad el nombre "mamá del cariño", similar a otras expresiones, como, por ejemplo, "mamá del corazón", intenta reflejar el origen de ese vínculo, que no ha sido físico, sino afectivo y emocional. También, el uso de la palabra "verdadera" en esta conversación se debe a cuál es su concepto de maternidad, que para ella se relaciona con lo biológico, por lo que una madre que no ha parido a un hijo no puede ser "verdadera".

Sin embargo, este recorte personal de la realidad, la manera que tiene cada ser humano de nombrar lo que lo rodea, puede ser diferente del de otros. Allí es cuando los conceptos profundos de las personas chocan y pueden lastimar. En este ejemplo, decir que una madre adoptiva no es verdadera es decir a la vez lo contrario: que es una madre falsa. ¿Y es el concepto de maternidad algo que puede ser falso o verdadero?

Entiendo que no (si no estamos hablando de tests de ADN). Para los hijos adoptivos, sus madres adoptivas son tan reales y verdaderas como ellos mismos. Y el lazo que los une es tan real y verdadero como que uno más uno es dos. De hecho, ellos mismos llamarían "mamás mamás" a sus madres, independientemente del lazo biológico o afectivo que los una a ellas.

Mi conclusión es que los recortes pueden resultar interesantes, pero también discriminatorios y hasta hirientes. No sé cuál es el caso de distinguir entre las madres biológicas y las adoptivas. En definitiva, son todas madres. Todas son mamás mamás.

Consultorio: interruptores DIP

Muchos profesionales trabajan constantemente con material escrito en otros idiomas. Es el caso de los ingenieros electrónicos y los ingenieros en Sistemas, que suelen leer directamente de fuentes en inglés. De hecho, son ellos quienes — cuando la tecnología avanza y surgen nuevos términos para nombrarla— importan las novedades y, con ellas, las palabras en inglés que las nombran.

Éste es un proceso normal en las lenguas vivas. Por ejemplo, el idioma español recibió una fuerte influencia de las comunidades árabes que se instalaron en España durante la Edad Media. Gracias a esa influencia, tenemos palabras tan bonitas como «aljaba», «almohada» y «aljibe».

Sin embargo, este fenómeno se convierte en problema cuando se importan palabras de forma indiscriminada, esto es, se importan términos o expresiones en inglés que ya existen en nuestro idioma.

Un ejemplo claro es «DIP switch».

Es relativamente sencillo para un hablante del español pronunciar «DIP switch», pero ¿y su plural? En los casos en que su plural es necesario, los hispanohablantes comienzan a dudar. Hay quienes dicen los «DIP switchs», la gran mayoría prefiere «DIPs switch» y unos pocos que se quedan con el plural inglés «DIP switches». Esta oscilación muestra a las claras que el español no ha asimilado aún la expresión, no la ha hecho propia, como suele ocurrir con los préstamos de otros idiomas.

A esto se le suma la diferencia del orden natural sustantivo-adjetivo o sustantivo-modificador de ambas lenguas, que en inglés es adjetivo-sustantivo o modificador-sustantivo y en español es justamente al revés. Así los hablantes del español aplican a la expresión importada la sintaxis del idioma materno e identifican que el sustantivo, lo principal de la expresión, es DIP y no switch. Obvian la palabra switch y terminan reduciendo la expresión a DIP, que en inglés era sólo un modificador, una sigla que aportaba información sobre el núcleo, lo central de la estructura. Es decir, se termina obviando la palabra central.

Para clarificar todo este mecanismo, hay que pensar en la situación inversa. Pongamos, por ejemplo, la expresión «interruptor eléctrico». Un hablante del idioma inglés la introduce en su país de origen y comienza a utilizarla. Las razones pueden ser varias: porque no sabe su traducción, porque para él da más categoría decirla en otro idioma o porque no hay un equivalente en su lengua madre. La sintaxis de esta última le dice que el orden natural es modificador (o adjetivo) y sustantivo. Por lo cual, cuando debe expresarse oralmente o apurado, reduce la expresión original a «eléctrico». Termina entonces llamando a un objeto, una cosa, por su atributo, su modificador. Se emplearía así en frases poco felices como «Necesito que compres cuatro eléctricos» o «El eléctrico se quemó». Algo que no tiene sentido.

Todos estos inconvenientes son inaceptables e innecesarios. Tenemos en español un equivalente. En español, «DIP switch» es «interruptor DIP» o «microinterruptor DIP», expresiones que nos permiten identificar cómodamente el sustantivo y, en consecuencia, formar su plural y, cuando es necesario, reducir la expresión a "interruptor" o "microinterruptor" sin perder la dignidad.
2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue