Léxico: ¿adiós al verbo "revelar" y al adjetivo "velado"?

El avance de la tecnología es uno de los tantos factores que influyen en la transformación del lenguaje. Las nuevas situaciones y descubrimientos exigen que el lenguaje las refleje también, que les dé entidad. De alguna manera, lo nuevo no existe públicamente hasta que es nombrado, hasta que se acuña un término para designarlo.

Hay varios ejemplos, pero me limitaré a dos, que, a mi juicio, son los que más influencia han tenido.


La cadena y el botón
Cuando la tecnología llegó a los sanitarios y el procedimiento para descargar la cisterna de un inodoro dejó de realizarse tirando de una cadena, surgió la la frase "apretar el botón", en su reemplazo.

Pero la expresión "tirar de la cadena" estaba tan arraigada que muchas personas continuaron usándola aun para el sistema del botón.


El disco y los botones

Otro ejemplo es el sistema telefónico. Los teléfonos de hace unos treinta años tenían un disco con orificios (uno para cada número) y la persona que quería llamar debía colocar su dedo en cada dígito del número telefónico y hacer girar el disco hacia la derecha para cada uno de ellos. Eso era, en lenguaje corriente, "discar un número", verbo derivado del sustantivo "disco". El procedimiento, como podrán recordar o imaginar, llevaba su tiempo, debido al sistema de pulsos que existía entonces y que así lo requería.

Lógicamente, en una época en que el tiempo es oro, el disco de los teléfonos desapareció en pos de un sistema más rápido: el de tonos, que venía de la mano de los botones. Verbos como "digitar", "apretar" y "presionar" se pusieron de moda e hicieron su aporte, en paralelo a los tradicionales "llamar" o "telefonear".

Pero la historia no termina allí, porque el viejo "discar" se siguió y se sigue usando, al punto de que en algunos mensajes grabados de las telefónicas, esos que se escuchan cuando el número con el que queremos comunicarnos está apagado, fuera de servicio o dado de baja, se puede escuchar todavía "El número discado se encuentra congestionado...". La propia empresa telefónica dice "discar", casi después de treinta años de que el disco se dejó de usar.

En definitiva, el lenguaje se resiste a los cambios. En mi opinión, incorpora rápidamente términos nuevos, pero deja de usar los anteriores con lentitud. Es decir, reemplaza poco, la tendencia general es sumar sinónimos, más que reemplazar términos o frases.

El extraño caso de "revelar" y "velado"
Pensaba hoy en la fotografía y ocurre algo similar. Las cámaras de fotos en la actualidad son digitales, no traen "rollo" y, como consecuencia, no hay ningún rollo que debamos "revelar" o, mejor, que se pueda "velar". Revelar era el proceso que permitía hacer visible la imagen impresa en la película fotográfica o "rollo". Y las fotos quedaban "veladas" cuando el rollo se exponía a la luz sin haber pasado por el correspondiente proceso. Las fotos veladas se perdían, no había forma de recuperarlas. Una máquina con una tapa floja o un usuario ansioso por quitar el rollo conducían a la tragedia de perder todas o casi todas las fotos de unas vacaciones o de una graduación. Era una tragedia, realmente.

Hoy, como decía, las cámaras son digitales. Y hasta los celulares sacan fotos. Éstas se guardan en la memoria de la cámara de fotos, en la del celular, en la computadora, en un pen drive o en un disco compacto y el proceso de llevarlas al papel es la "impresión". Ahora las fotos no se revelan, se imprimen.

A diferencia de los dos casos que comenté al principio de este artículo, creo que el verbo "revelado"  y el adjetivo "velado" se están dejando de usar. No hubo una gran resistencia en este sentido. Pero ¿por qué?

Una posible explicación es que el verbo "imprimir", usado ahora, ya existía (no fue creado para reflejar la situación nueva) y asimiló el significado de "revelar".

Otra -y creo que la de más peso- es que ya no se imprimen las fotos como antes. Ahora los álbumes son virtuales y se puede acceder a ellos sin siquiera tener al de la foto al lado, con sus explicaciones del tipo "En esta foto, estábamos en...". Las fotos se publican en las redes sociales. Se miran las fotos, se comparten las fotos, hasta se comentan, pero pocos las llevan al papel y esos pocos no alcanzan para hacer que sobrevivan los viejos "revelar" y "velado".

Nota: Gracias, Sergio, por las aclaraciones técnicas.

2 comentarios:

Paula dijo...

En el caso del botón y la cadena, más cómico aún resulta mi costumbre (que es la misma en toda mi familia, no sé si en otras, pero nunca nadie me dijo nada al respecto así que tan rara no seré): Decimos "tirar el botón", a modo de mezcla cronotecnológica. ¡Ja!

Verónica Ruscio dijo...

¡Paula, qué interesante y cómico! Gracias por compartirlo.

Saludos.

Publicar un comentario

2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue