No aclares ¡que oscurece!

Sala de espera del Hospital Italiano de Buenos Aires. Unos amigos y yo esperábamos que ingresaran a una amiga para una operación. Nervios, algo de sueño, ansiedad. Gente que iba y venía con bolsos, bastones, familiares.

En una esquina de la sala de espera, había un dosificador de agua (un dispenser). No tenía los vasos tradicionales de plástico, sino una caja de la que uno podía sacar un sobrecito, que se abría y hacía las veces de vaso.


Me pregunto por qué habrán necesitado aclarar en la caja "Descartables de verdad". Este tipo de aclaraciones suele generar el efecto contrario. El consumidor, que ante todo es lector, se queda pensando: "¿Por qué lo aclaran? ¿Acaso hay sobres que dicen ser descartables y no lo son? ¿Éstos lo serán realmente?".

Por eso, antes de aclarar... mejor pensarlo dos veces.

3 comentarios:

Olga Eter dijo...

Apostaría bastante dinero a que no se refiere a hipotéticos sobres que dicen ser descartables y no lo son, sino a los vasitos plásticos que mencionás, que supuestamente son descartables, pero que permiten una reutilización.
Nunca tuve en mis manos estos sobres "descartables de verdad", pero por cómo te referís a ellos me imagino que están diseñados de forma que puedan ser usados una sola vez aunque uno quiera reutilizarlos, y que a eso hace mención la aclaración.
Por cierto, muchas veces el consumidor no es ante todo lector, y aunque haya un cartel indicando algo, tiende a preguntar o a tratar de descifrar el procedimiento por su cuenta, tal vez como autoprotección ante el bombardeo de información que nos avasalla.

Olga Eter dijo...

¿Ves? Uno no es ante todo lector, y recién ahora veo el cartelito que me explica por qué no aparece el comentario. :o

Verónica Ruscio dijo...

Hola, Olga. ¡Bienvenida!

Coincidimos: en esta era de la infomación, es cosa de todos los días sentirnos avasallados. La información está tan a mano (muchas veces sin que la solicitemos), que a veces se torna difícil evaluar qué nos sirve y qué no, qué es importante y qué es accesorio.

El producto que menciono es extrañísimo. No son vasos, son sobres hechos de un material que les permite contener agua (como un vaso) y se pueden usar un par de veces. Yo usé uno y resultó de lo más novedoso, aunque algo incómodo para beber ya que es un poco endeble.

Sigo pensando que "de verdad" es una aclaración innecesaria, pero tenés razón en que nos suele dar pereza leer instrucciones.

Cuando afirmo que el usuario es ante todo lector es porque pienso que es necesario escribir mejores textos para que lo que sea que estemos vendiendo, explicando, enseñando sea comprensible. El usuario no es solo alguien que usa algo, sino una persona que en algún momento necesitará recurrir a un texto y, como todo lector, necesitará que ese texto sea claro, coherente, libre de errores.

De todas maneras, me dejás pensando, Olga. Gracias por comentar (tu segundo comentario me hizo gracia).

Saludos.

Publicar un comentario

2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue