Ante todo, el orden


El español, a diferencia de otros idiomas, se escribe y se lee de izquierda a derecha y de arriba abajo. Queramos o no, es así; así concebimos la lectura y así leemos. Por eso, en la escritura, el orden de los factores sí altera el producto.

La foto de hoy sirve para ejemplificar cuán importante es respetar en la gráfica ese orden natural de lectura del español para lograr una buena comprensión del texto. Si intentamos transgredir ese orden, el lector no entiende o se confunde. Así le hacemos perder tiempo y, si de negocios se trata, con un cartel o un texto mal dispuesto, una empresa o un local puede perder prestigio e imagen.

En el centro de la fotografía, hay un local de una persona que se dedica a la costura y a los bordados, seguramente un sastre o una modista. La vidriera del local intenta decir "Todo en costura, bordados", pero por la disposición de las palabras, se lee una frase incoherente: "Todo costura en bordados".

Respetamos tan a rajatabla la dirección de lectura en español que, en este caso, le damos prioridad al orden y no al tamaño de la tipografía ("Todo en" está en una tipografía más pequeña).

Alguien con pocas pulgas puede decirme entonces: "Igual se entiende". ¿Pero se entiende por completo? Y una pregunta más: ¿No es un riesgo muy grande dejar abierta la posibilidad de que el mensaje que se quiere transmitir sea confuso o mal interpretado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue