Consultorio: Un crupier, varios... ¿qué?

La palabra española «crupier» es de origen francés («croupier») y designa al ‘empleado de un casino encargado de dirigir el juego, repartir las cartas y controlar las apuestas’. Es común en cuanto al género: el/la crupier.

La palabra ya fue castellanizada y, por lo tanto, forma parte del léxico español, pero lo cierto es que, por su origen francés, suele generar ciertas dudas con respecto a la formación de su plural. Una situación común a todas las palabras que el español tomó de otras lenguas (¿te has puesto a pensar cuáles son los plurales de
chip, zum, sándwich o pin?).

No haya más dudas. Cuando nos queremos referir a varios de estos empleados y empleadas de casino, llamémolos lisa y llanamente «crupieres».

Ejemplos
«Surgen escuelas para crupieres»
(Proceso [Méx.] 10.11.96).

«Cerca de 700 crupieres trabajan en los siete nuevos casinos; ellos atienden las mesas y son pagadores en juegos como black jack, póker y ruleta»
(Soloazar [Arg.] 09.12.08).

Ortografía: Por una Navidad feliz con los tildes bien puestos

Diciembre es época de cambios y festejos: cerramos balances, proyectamos actividades para compartir con familia y amigos y buscamos maneras de desearles a los nuestros muchas felicidades para el año que se viene.

A muchos nos gusta mandar tarjetas (virtuales o de papel). En ellas, ponemos por escrito nuestros deseos y cariño, reafirmamos los sentimientos, los compromisos personales o de negocios.

¡Feliz Año Nuevo! ¡Feliz Navidad!

La palabra "feliz" tiene dos sílabas, está acentuada en la última (por eso es una palabra aguda) y termina en la consonante "z". La gran pregunta es: ¿debe llevar tilde? Veamos:

  • Las palabras agudas llevan tilde si terminan en n, s o vocal.
  • La palabra "feliz" es aguda, pero termina en zeta.

Por lo tanto, la palabra "feliz" no lleva acento ortográfico o tilde. Escribir el tilde es un error muy común, pero no deja de ser un error.

Ortografía: El cartel mal escrito de Passarella



Dentro de poco, River, uno de los clubes más importantes del fútbol argentino, elegirá su presidente. Se trata de una elección del ámbito deportivo en el que también está involucrada la política.

Como en toda elección, cada candidato trata de mostrar cuáles son sus valores y sus propuestas. Aparecen grandes carteles en la vía pública. Entre ellos, el que publico hoy aquí.

La gráfica es impecable: Daniel Passarella mira hacia el futuro, como un líder serio y respetable, con anteojos porque así puede tener buen ojo para analizar los problemas. La luz viene desde el ángulo hacia el que Passarella mira.

Está muy claro que la fotografía y la edición posterior son óptimas, pero el redactor publicitario (si lo hubo) decidió escribir la frase que resume el concepto de la gráfica con un error de puntuación brutal.

Escribió: "A grandes crisis. Grandes hombres". Sí, escribió un punto en lugar de una coma. Partió una oración en dos y la dejó sin sentido. Es decir, la frase tendría que haber sido: "A grandes crisis, grandes hombres".

La frase es un juego de palabras con "A grandes crisis, grandes remedios" y asocia de manera indirecta el nombre de Passarella con la palabra "remedio". Nada mal.

Pero está el error de puntuación en letras grandes y blancas, que hace pensar que en realidad el señor Passarella no está mirando el futuro ni pensando en soluciones para la crisis que está enfrentando el club en este momento. Hace pensar que Passarella luce tan preocupado y serio porque sabe del error de puntuación que pesa literalmente sobre su cabeza y no tiene la menor idea de cómo hacer para corregirlo.

El cartel estaba en la Av. Libertador. Tomé la fotografía el 26 de noviembre de 2009.
2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue